Año nuevo, palabra nueva

La Fundación para el Español Urgente ha designado la palabra microplásticos como la más representativa del año 2018.

 Microplástico: palabra del año 2018 en la Fundéu BBVA debe servir o para que entendamos mejor la dimensión y la cercanía del problema.


Foto: Sime Basioli@simebasioli

Los expertos calculan que cada año vertemos al mar unos ocho millones de toneladas de plástico, una ingente cantidad de desperdicios que ya no solo son un peligro para la vida de los animales marinos.

Numerosos estudios demuestran que los trozos más pequeños en los que se descomponen nuestras basuras plásticas son ingeridos por los peces y, en el caso de las de menor tamaño, hasta por el plancton que forma la base de la cadena alimentaria marina.

La elección de esta palabra del año quiere servir para que entendamos mejor la dimensión y la cercanía de este problema

De acuerdo con la información facilitada por Fundéu: 

¿Comemos plástico? Sí, y lo bebemos también; está en los peces, en los mejillones, en otros moluscos, en el marisco, pero también encontramos microplásticos y microfibras en los sistemas de distribución de agua, tanto del grifo como en la embotellada. Hasta en la cerveza hemos hallado microplásticos

Que la palabra del año sea esta  no resulta anecdótico

Es todo un signo de la sensibilidad que por fin está calando en la sociedad. Pero no seamos ingenuos. En esta vida nada surge por causalidad. El cambio de modelo hacia otro que no dependa del petróleo es tan drástico que sin el componente social sería imposible realizarlo. 

Ciertamente, es de alabar poner la dirección en busca de alternativas Los combustibles fósiles  se están acabando. Pero, no nos dejemos engañar, no la salud lo que les preocupa, sino el coste de su pérdida.