El aire de Chanel

Estoy leyendo el aire de Chanel de Paul Morand. En 1946, Coco Chanel se encontró casualmente con Morand en Saint Moritz, Suiza. De aquella conversación a corazón abierto, Morand tomó buena nota. Notas que tras la muerte de Chanel puso por escrito.

A medida que se lee el texto el lector -por lo menos a mí me ha ocurrido- tiene la sensación de estar al oído de Chanel. Pero de una Chanel que no tiene nada que ver con la que reflejan sus diseños.

Las palabras más repetidas a lo largo de la obra podrían ser (no me he parado todavía a contarlas) orgullo, soledad, orfandad, negrura, fealdad, nunca, aislamiento, melancolía, envejecer… en resumen una visión treméndamente negativa de la vida.

¿Por qué? La respuesta es conocida, a Coco Chanel le acompaña una biografía tipo Jane Eyre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *